octubre 31, 2006

De laberintos




Qué dices cuando...

el aliento no alcanza para decir una sola palabra, por que la música de sus cuerdas se lo llevó todo?

el infinito laberinto de las casualidades te lleva a rincones ausentes de luz y sólo tus sentidos entienden las sutiles sensaciones?

las circunstancias dan paso a una caricia que llega hasta el alma?

Pues... no dices nada y te limitas a bajar hacia el fondo de la escalera depositando la fe que te queda en que los silencios responderan todo aquello que los alientos, los laberintos y las palabras no pueden responder!

2 comentarios:

Francisco Torres dijo...

Esa madrugada nunca se me olvida, o bueno tal vez un poquito ¡ja!. Fue chido compartir tan increíble noche. Gracias hasta el fin del mundo.

Carimy dijo...

Si... inolvidable!, compartir siempre es la neta!... y en todo caso gracias a ti!