enero 19, 2007

Otra de angeles...


Fui yo quien llegué a importunar mientras él estaba concentrado trabajando en una serie de artículos que entregaría esa misma tarde... yo lo interrumpí por que me urgía obtener información (en ese entonces mi trabajo consistía en hacer las investigaciones del postgrado que estaba cursando mi jefe, Menchelli) y él era quien podía darme acceso a ella, desde el primer instante, me sonrió y me regaló su tiempo... se lo agradecí tanto, tanto!... yo y mi pena estructural!

Tiene nombre de guardián pleno... y su forma de ser se ajusta totalmente a él, su esencia cálida no permite que su gesto serio (probablemente resultado de la edad) se imponga a lo divertido que suele ser, a lo feliz que siempre se le ve.

Después de los mails que intercambiamos en estos días, me quedé pensando en los instantes que hacen la diferencia, no nos vemos mucho... si acaso en estos 8 años hemos salido sólo en cinco ocasiones, pero todas están guardadas en mi corazón... es uno de esos amigos que siempre están, en los que los sueños coinciden, las ideas fluyen y construyen, sabemos perfectamente donde estamos y quienes somos, de esos que me recuerdan de donde vengo y a donde voy... me ayuda a encontrar la luz y a no perder la fe por lo que apuesto (saudade!).

Hoy nos volveremos a ver... después de casi tres años de intentos fallidos por hacerlo, después de casi seis años de aquel encuentro en el que lo escuche tocar el piano, en el que descubrí la importancia de los instantes, en el que coincidimos en el sueño de Lisboa... ese mismo momento que no pudo comprender la única pareja que se encontraba en ese salón y no dejaba de mirarme (ja! la gente siempre sacando sus estúpidas conclusiones que no les permiten ver la sencillez de la realidad).

Hoy sonrió nada más de pensar que por fin nos veremos otra vez!!! Se que en cuanto mire mis ojos me dirá: tienes que contarme sobre él.
No importa el tiempo sin vernos... él siempre sabe.

Será por que es el Ángel Alegre que logra ver hasta la luz que pasa a través de mi o por lo sabio que es?

Y el fado sonará...

1 comentario:

Francisco Torres dijo...

Que bonito es tener a una persona asi :)