julio 04, 2006

Votar no es sinónimo de democracia


Pues sí... el domingo asistí a las urnas, por resignación más que por convicción.
Sinceramente, por mucho tiempo reflexione por quien votar y por todo ese tiempo no sólo me sentí confundida, si no molesta de no tener verdaderas opciones... en mi caso, no me sentí representada por ninguno de los candidatos.
Meses atrás incluso considere la opción de no votar, como una manifestación de mi descontento y para no legitimizar una elección en la que yo no tenía elección!... pero me purgaba la idea de saber que "el abstencionismo" en México es visto como mediocridad y no como una forma de manifestar el descontento a un procedimiento que, desde mi punto de vista, no presenta opciones realmente incluyentes.
El caso es que al final decidí participar y hacer lo que muchos: votar por el candidato que "menos peor" me pareció (con ciertas y muchas dudas por cierto).
Claro! esto parecía más un partido de fútbol, con todo y pronósticos de por medio, la gran mayoría de las empresas encuestadoras ya se pronunciaban desde semanas antes por un empate técnico... y de ahí algunos pensaban en un fraude electoral o incluso en un país caótico a la mañana siguiente de las elecciones. Se ve mal decirlo a toro pasado, pero a mi no me preocupaba la mañana del 3 de julio... estaba segura de no despertar en una ciudad revolucionaria y lo comenté con mi familia y amigos.
A mi, lo que me da miedo es el México de 2007, 2008, etc... por que, este largo proceso lo que ha puesto en evidencia es una sociedad francamente confrontada, por las enormes desigualdades creadas en gobiernos anteriores. Claro! un gobierno no va a venir a solucionarnos la vida, pero si debe crear las condiciones mínimas de convivencia entre ciudadanos... y eso no ha sucedido en los últimos años.
Me preocupa saber que el próximo presidente de México (sea Milhaus o el Peje, el caso es el mismo, considerando que la diferencia porcentual de los votos para cada uno de estos candidatos es mínima), ha sido elegido tan sólo por el 14 por ciento de la población TOTAL mexicana... lo que significa, que nuestro próximo presidente gobernará un país en el que 89 millones de personas (de un total de 103 millones, según datos sociodemográficos del INEGI) no eligieron el plan de gobierno que esa persona representa y que será la guía a seguir en los próximos 6 años...

5 comentarios:

Mack dijo...

Mira la verdad yo no fui a votar precisamente por que no veo alguien que realmente quiera apoyar al pueblo y no me puedo mentir haciendo lo que tu pensando en el que diran que si te ven como un mediocre al no votar eso lo podra pensar la demas gente, si lo hubieras hecho tu sabrias por que lo hiciste y hubieras protegido tus verdaderas convicciones.

bueno eso es lo que pienso yo, supongo que aun asi es algo que solo uno mismo lo debe de elegir aunque sea al final.

ay luego ke estes bien ;)

Carimy dijo...

:o

Nooo!... yo no lo hice por "el que diran" (de verdad, lo juro), ja! lo hice por que observe que el NO votar NO es una forma REAL de MANIFESTACION en nuestro pais!!!!

A eso me refiero pues! (obvio, lo exprese, mal).

Y, al final, lo que trataba de explicar es que en realidad, lo que me preocupa es la fractura que como sociedad estamos viviendo y que considero sera mas grave en los proximos años...

Carimy dijo...

ahhhhh!

Saludos... y gracias por la visita y la huella!

Rocío dijo...

Me parece que estás tomando en cuenta un buen número de millones de mexicanos que no tenían derecho de votar (p. ej. los menores de 18). Aùn así, entiendo tu preocupaciòn, pero creo que es algo que debemos lograr entre todos.

Carimy dijo...

Si, a lo que me refiero es que el futuro presidente solo cuenta con el apoyo EXPRESADO del 14 por ciento de la poblacion... el resto, 89 millones, no manifestaron su apoyo por el y el gobierno que se establezca al final de cuentas nos afecta a TODOS no solo a 15 millones de personas.
Y lo repito, lo mas preocupante es el resentimiento social que se esta generando... eso, quien sabe hacia donde nos lleve.
Saludos y gracias por el comentario